domingo, 12 de enero de 2014

Demasiadas tareas

Los profesores nos mandan muchas tareas para hacer en casa, y como a veces son demasiadas, los alumnos no las hacemos. En mi opinión, es útil hacer algo de tarea para repasar lo que hemos aprendido en clase, pero no pasarse toda la tarde haciéndola. Además, los profesores piensan que sólo tenemos su asignatura y de ahí que nos manden más ejercicios y/o trabajos.


Para empezar, según los expertos es recomendable que los jóvenes hagan diversas actividades en su tiempo libre, como por ejemplo practicar un deporte, un idioma, ir a clases de pintura, etc. Muchas veces las tareas nos impiden poner en marcha estas actividades. En opinión de algunos psicólogos, es casi obligatorio para un estudiante la participación en actividades extraescolares, puesto que es muy beneficioso para su desarrollo físico y psicológico.

Del mismo modo, las tareas también nos quitan tiempo para estar con la familia. Algunos alumnos dicen que cuando llegan del instituto, comen solos en casa porque sus padres están trabajando. Si a esto le sumamos el estar toda la tarde haciendo tareas, el alumno no tiene tiempo para hablar con su familia. Es muy importante hablar y sentirse bien con ella, sin embargo, el estar tanto tiempo haciendo las tareas no ayuda nada.


Así mismo, las materias se deben dar en clase, pues para eso estamos entre seis y siete horas dentro del instituto. Algunos profesores nos mandan contenidos que no hemos terminado en clase para hacerlos en casa, además de una gran cantidad de ejercicios relacionados con estos. Los contenidos tienen que ser dados en clase, y  para casa solo mandarnos un par de ejercicios simples para interiorizar lo dado en el instituto.

Por otra parte, es verdad que cuantos más ejercicios hagamos en casa, más vamos a interiorizar y aprender lo que hemos dado en clase, pero si nos mandan muchas tareas, nuestro único objetivo va a ser ''hacerlas'' para que el profesor no nos ponga falta. Siendo este nuestro fin, no vamos a prestar atención en la lección, por lo que no se va a cumplir el objetivo que tiene hacer las tareas. También tengo que mencionar que a parte de no prestar atención, a veces ni siquiera vamos a abrir el libro, es decir, no vamos a repasar lo que hemos dado en clase.


En definitiva, yo estoy a favor de rebajar la cantidad de tareas para casa. Es bueno repasar entre treinta y cuarenta minutos lo que hemos dado en clase, pero no creo que sea conveniente estar cuatro horas sentado en una silla haciéndolas. Nosotros necesitamos hacer actividades extraescolares y estar con la familia. A veces las tareas nos limitan a hacer estas actividades, y no creo que esto sea aceptable.

Jone Nicolay

No hay comentarios:

Publicar un comentario