domingo, 9 de marzo de 2014

Alimentos transgénicos


Son aquellos alimentos obtenidos de un organismo al cual le han incorporado genes de otro (de animales o plantas) para producir las características deseadas. Los organismos no tienen por qué ser compatibles. Este proceso sucede en un laboratorio, hecho por un especialista y consiste en modificar el ADN de modo artificial para lograr el alimento esperado. Generalmente los alimentos transgénicos son de origen vegetal. Los más usados son el maíz y la soja.

Países donde existe cultivo de alimentos transgénicos.

El proceso para obtener un alimento transgénico es complicado. En estos productos se incorpora, se elimina o se altera algún gen del ADN. Se identifica el gen que debe ser aislado, se extraen ciertos genes y se insertan en el ADN del organismo que va a ser modificado genéticamente. Los resultados conseguidos son asombrosos. Pongamos por caso, para lograr un tomate transgénico se separa una enzima gracias a su gen contrario y se introduce en el genoma de la tomatera. Lo que se quiere conseguir es que el tomate tarde más en madurar. 

Los alimentos transgénicos son un tema polémico. Hay especialistas en nutrición que están a favor, y otros muchos en contra. Entre los beneficios que ven los profesionales se encuentra la resistencia a las enfermedades, la facilidad de cultivar y obtener frutos más grandes, en mayor cantidad, en menos tiempo y utilizando menos recursos (por ejemplo, la papaya, que se cultiva en Hawái ), mejor conservación, adaptación a cualquier ambiente, la sequía, al frío, al calor, a sales… También, pueden recibir características ( forma, olor, color, sabor…) no naturales que resulten más atractivas a las hora de consumir y  al no ser necesario el uso de productos químicos, el medio ambiente sufre menos daño.

Organizaciones como Greenpeace advierten sobre los riesgos en la salud y en el medio ambiente y rechazan los cultivos transgénicos. Algunas de las desventajas y preocupaciones de otros profesionales es como afectarán en un futuro  a la salud, dado que,  pueden crear alergias alimenticias y puedan ser resistentes a determinados antibióticos. Puede que los genes no desarrollen el carácter de la forma deseada o esperada y puede surgir un rechazo hacia el gen extraño.

Para más información sobre las ventajas e incovenientes, en esta web.


Brevemente, son alimentos manipulados genéticamente, son productos alimenticios que ya existen a los que se les ha hecho una modificación mediante métodos científicos. Hay expertos que están completamente en contra, sin embargo, otros a favor de la ingeniería transgénica.





No consumiría alimentos transgénicos porque creo que todavía  no hay estudios científicos que demuestren que no tendrán efectos dañinos para nuestra salud. Considero que  las empresas multinacionales son las únicas que sacan beneficio de todo esto y posiblemente los más perjudicados sean los agricultores. Y no quiero pensar como quedara el medio ambiente dentro de unos años. Los especialistas que se postulan a favor de los alimentos transgénicos dicen que aumentan la productividad, pero eso a día de hoy no esta demostrado.
Amaia Nagore

No hay comentarios:

Publicar un comentario