miércoles, 26 de marzo de 2014

ARMAS DE FUEGO EN ESTADOS UNIDOS

   Estados Unidos es un país conocido por ser peligroso y por su gran tasa de asesinatos. Los medios de comunicación estadounidenses muestran los asesinatos ocurridos en todo el país. Por ello, los habitantes no se sienten seguros y desconfían de cualquier desconocido. Los vendedores de armas se han aprovechado de esa desconfianza para enviar el mensaje de que teniendo un arma se estará seguro. Esto ha creado una sociedad que cree que si no se tiene un arma te matarán, creando una necesidad de tener armas. Pero, ¿es cierto que las armas dan seguridad?


   En primer lugar, la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos recoge el derecho a poseer armas al ser un estado libre. Como en cualquier lugar, en Estados Unidos hay personas a favor y personas en contra de las armas. La principal defensora de las armas es la Asociación Nacional del Rifle, formado de 5 millones de socios, entre ellos el famoso actor Charlton Heston, que fue presidente de esta asociación hasta 2003, o la excandidata a la vicepresidencia Sarah Palin.

   El 20 de abril de 1999 sucedió la Masacre de la Escuela Secundaria de Columbine, en la que dos jóvenes a un instituto asesinaron a 12 alumnos y a un profesor antes de suicidarse. Los dos jóvenes entraron al instituto armados con varias pistolas y con explosivos caseros y recorrieron todo el edificio asesinando, hiriendo y amenazando a los alumnos y profesores. Diez días después la Asociación Nacional del Rifle tenía programada una conferencia en Columbine. El alcalde de la ciudad envió una carta presidente de la Asociación Nacional del Rifle pidiendo que anulasen la conferencia y hubo manifestaciones negándose. La Asociación Nacional del Rifle en vez de posponerla decidió continuar con ella. Eso demuestra que el principal objetivo de esta asociación es continuar con el negocio, sin pensar en los sentimientos de las familias de las víctimas de la masacre.

   En segundo lugar, la cantidad de armas civiles registradas en Estados Unidos supera los 270 millones según la investigación realizada en diciembre de 2012 el periódico New York Times, teniendo 316 millones de habitantes. Sin ninguna duda, es el país con más armas por persona del mundo, con 89 armas por cada 100 habitantes. Con esa cantidad de armas se observa otro escandaloso dato: cada año cerca de 32000 personas mueren a causa de las armas de fuego, es decir, unas 3 personas mueren cada hora. Entre los fallecidos se encuentran suicidios, homicidios, operaciones policiales y tiros accidentales. En este país parece que es más probable morir a causa de un disparo que en un accidente de coche.

   En tercer lugar, el actual presidente, Barack Obama, ha propuesto el incremento del control de los antecedentes de los compradores de armas para reducir las muertes por causa de las armas de fuego. En 2011 se comprobaron 16,4 millones de comprobaciones, pero tan solo se denegaron 214 ventas por enfermedades mentales o por tener prohibida la compra de armas, es decir, solo se denegó el 0,001% de las ventas. Mientras tanto, la tasa de muertes por armas sigue igual, ya que cualquier persona que no tenga prohibida la venta de armas se puede hacer con un arma o con munición yendo a tiendas de armas, o hasta incluso, yendo a un supermercado. La falta de control hace que cualquier persona con antecedentes o con instinto asesino pueda hacerse con un arma y mientras tanto nadie se preocupe.

   En conclusión, las armas deberían estar prohibidas, porque en vez de proteger al ciudadano crean más desconfianza y se puede observar que la tasa de muertes por armas de fuego va creciendo. El concepto seguridad no se debería relacionar con la posesión de armas, ya que cualquier persona se puede hacer con un arma.

 Por último, quiero recomendar el documental Bowling for Columbine de Michael Moore que analiza la sociedad estadounidense en el trato con las armas tras la Masacre de Columbine.


JOSUNE SADA

No hay comentarios:

Publicar un comentario