jueves, 13 de marzo de 2014

Caso Marta del Castillo

El pasado día 6 de marzo, Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta del Castillo, salió de la cárcel de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) para ir a un hospital de Zaragoza. Allí se sometería a un “test de la verdad”, una prueba neurofisiológica que tiene como fin ayudar a esclarecer dónde está el cuerpo de la joven.
Según el neurólogo que le realizó la prueba, José Ramón Valdizán, la fiabilidad de esta es de un 87%. Añadió, además, que “no sólo sirve para buscar, sino también para descartar donde no puede estar el cuerpo de la joven”.




Miguel Carcaño llegando al hospital donde le realizaron la prueba




Han pasado cinco años desde que la joven sevillana de diecisiete años desapareció el 24 de enero de 2009. Desde entonces los acusados han dado hasta siete versiones diferentes de los hechos que ocurrieron aquella noche. El 14 de febrero de 2009 el ex novio de Marta, Miguel Carcaño, confesó haber matado a la joven y haber tirado su cuerpo al río Guadalquivir. Junto a él también detuvieron a Samuel Benítez, como presunto cómplice; a un amigo de los dos, Javier García, alias “el Cuco”; al hermanastro de Carcaño, Francisco Javier Delgado y a la novia de este último, María García. De todas estas personas sólo condenaron a dos: Miguel Carcaño fue condenado a 21 años y tres meses de prisión por el asesinato de la joven y Javier García “El cuco” fue condenado a dos años y once meses en un reformatorio por encubrir el asesinato.
En un primer momento Miguel Carcaño declaró que fue él quien mató a la joven y que arrojó su cuerpo al río Guadalquivir. Pero el 17 de Marzo de 2009 cambió radicalmente su declaración diciendo que “El cuco” y él trataron de abusar sexualmente de ella y que, después de que el otro joven la estrangulara, arrojaron el cuerpo de Marta a un contenedor. Este fue el primer cambio en las declaraciones de Carcaño pero no el último, ya que después de cinco años, él y los otros acusados han cambiado hasta siete veces la versión de los hechos que sucedieron aquella noche y, además, cuando Carcaño declaró ante el tribunal dijo que no recordaba lo ocurrido aquella noche.
En este tiempo se ha buscado a la joven en el río Guadalquivir y en el vertedero de Alcalá de Guadaíra, así como en pozos, zanjas, olivares, minas abandonadas, vagones de tren sin uso, descampados… Actualmente el cuerpo de la joven sevillana sigue en paradero desconocido y todo porque Miguel Carcaño “no recuerda bien lo que sucedió aquella noche”.
Yo me pregunto, ¿cómo un chaval de 20 años ha podido “torear” de esta manera a los cuerpos de seguridad, haciéndoles perder tanto tiempo y dinero? Desde mi punto de vista, creo que este asunto debería haberse zanjado desde el primer momento, cuando Carcaño cambió la versión de los hechos diciendo que habían arrojado el cuerpo a un contenedor. En ese momento la policía debía de haberse dado cuenta de que el joven se estaba riendo ellos y tuvieron que haberle hecho confesar sin esperar a que modificase hasta cuatro veces el lugar donde estaba Marta.
Y ha sido ahora cuando el Cuerpo Nacional de Policía ha solicitado al juez que Miguel Carcaño se someta a la prueba neurológica para ver si por fin consiguen saber dónde está el cuerpo de Marta del Castillo. Según los médicos, el asesino no podrá mentir, ya que las respuestas cerebrales son automáticas y no podrá controlarlas.
A mí, este caso me ha llamado mucho la atención siempre. Como ya he dicho antes, no entiendo como unos chavales han podido mentir a la Policía, cambiando tantas veces sus confesiones. Pero para mí esto no es lo peor. No entiendo como han podido jugar de esta manera con los sentimientos de los familiares y amigos de Marta del Castillo, que llevan cinco años sufriendo, tragándose las mentiras de los acusados y viendo como poco a poco se esfuman sus esperanzas de poder enterrar a la joven. Por otra parte, es muy extraño que unas personas, siendo tan jóvenes, hayan podido engañar así no sólo a la Policía sino a los familiares de Marta. Es una clara falta de respeto hacia ellos, que igual tendrán que vivir para siempre con la incertidumbre de saber dónde está su hija.
Para terminar, espero que con esta última prueba que se le ha realizado a Miguel Carcaño, se pueda por fin esclarecer el lugar dónde hace cinco años, estas personas abandonaron el cuerpo de Marta del Castillo, y así la familia la joven pueda por fin descansar en paz.










Pincha aquí para ver la cronología del caso Marta del Castillo más detalladamente.

Bidarte Larrasoain

No hay comentarios:

Publicar un comentario