martes, 11 de marzo de 2014

El oso panda gigante

Los osos panda gigante son mamíferos omnívoros que se encuentran en peligro de extinción. Estos animales pesan 130kg y miden aproximadamente 1,2-1,5m. Además, estos osos solo se encuentran en estado salvaje en regiones montañosas de China, ya que allí las plantaciones de bambú son húmedas y frescas, tal y como a ellos les gusta.

Estos osos se pasan 12 de cada 24 horas comiendo. Son unos insaciables devoradores de bambú, que es un ingrediente esencial en su dieta. Hacen falta 12,5 kilos de bambú para cubrir las necesidades alimenticias de un ejemplar medio. A veces, también comen pájaros y roedores. A pesar de gastar tanto tiempo comiendo y dar la impresión de ser sedentarios, tienen una gran habilidad para trepar a los árboles y son excelentes nadadores.

Son animales solitarios y tras un embarazo de cinco meses, la hembra da a luz a un único cachorro y en raras ocasiones, a gemelos. En este segundo caso, por desgracia, la hembra no es capaz de cuidar de los dos. Estos cachorros nacen ciegos y no pueden gatear hasta cumplidos los tres meses. En un principio, nacen totalmente blancos y a medida que pasa el tiempo, adquieren las tonalidades blancas y negras que los caracterizan.

Hoy en día, quedan únicamente 1000 pandas en libertad y más o menos 100 en zoos. Visto este dato, la conclusión que sacamos es simple: el panda está en peligro crítico de extinción y es uno de los mamíferos más amenazado del planeta.

Una de las razones de que el panda se encuentre en esta grave situación es la reducción de su hábitat. El bambú (un ingrediente básico en su alimentación) se muere después de florecer y por consiguiente, estos animales tienen que estar en constante migración con el fin de conseguir alimento. Sin embargo, el ser humano ocupa cada vez más espacio, quitándole el suyo propio al panda.

Por otro lado, este mamífero sufre la caza furtiva, ya que su pelaje es muy apreciado y a pesar de los castigos impuestos por el gobierno chino en el caso de cazar a un panda ( la cadena perpetua), no se ha podido conseguir terminar con esta ilegalidad.


Con el fin de preservar esta especie, el gobierno chino ha decidido aumentar la protección que reciben estos animales. Para ello han creado nuevas leyes. La ley más polémica declara que solo podrán ser exhibidos aquellos osos panda crecidos en cautiverio, siempre y cuando no sean menores de 1 año y mayores de 25, edad en la que ya son ancianos. También, se impedirá el traslado de estos animales a otro lugar no determinado por la reserva y los mandatarios chinos no podrán regalar osos panda a otros países, lo cual era una costumbre habitual en la década de los 70 y la manera en la que llegaron a España los primeros ejemplares. Otra normativa es que los osos panda tendrán que someterse a exigentes y periódicos exámenes físicos, hechos por cuidadores a los que se les exigirá una licencia especial.

La situación en la que se encuentra el oso panda se ha vuelto un gran problema para el gobierno chino y la biodiversidad. Tan grave, que a pesar de que el gobierno chino tenga todas sus esperanzas puestas en endurecer sus leyes para proteger esta especie, está estudiando la posibilidad de clonar los osos pandas para evitar su extinción. Según ellos, ésta sería la única manera de salvar a estos animales.


Para más información puedes visitar la página web de WWF.


Nerea Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario