jueves, 29 de mayo de 2014


CRÍTICA LITERARIA: ENTRE TONOS DE GRIS

Entre tonos de gris es el conmovedor testimonio de una adolescente llamada Lina, que sobrevive la represión stalinista en unas circunstancias que nadie en este mundo debería experimentar. Es una novela que cautiva al lector y nos muestra la increíble naturaleza del ser humano.



La autora, Ruta Sepetys (Michigan,Estados Unidos), es hija de un refugiado lituano. Actualmente vive en Nashville, donde fundó su propia productora de música. Entre tonos de gris, su primera novela, es un homenaje a su padre y a las miles de víctimas que sufrieron la represión soviética en los gulags. La autora hizo un trabajo de investigación previo, entrevistando a familias y a historiadores. 


Este es el argumento: junio de 1941, en Kaunas, un pueblo situado en Lituania, que ya hace un tiempo, había sido anexionada a la URSS. Lina es una adolescente de 15 años a la que le encanta pintar, y gracias a su talento había sido admitida en una prestigiosa escuela de arte.

Una noche la NKVD irrumpe en su casa y detiene a Lina, a su madre Elena y a su hermano de 11 años Jonas. Su padre había sido detenido unos días ante por considerarle antisoviético, como al resto de su familia. Junto a otros lituanos son introducidos en un vagón de transporte en unas pésimas condiciones. Después de un largo viaje, llegan a un campo de trabajo siberiano. Lina dibuja todo lo que hacen los rusos, para poder enseñárselo a su padre. Lina es una joven con un gran carácter y ha decidido sobrevivir.

Esta novela que podemos colocarla en el género o subgénero de las novelas situadas en la Segunda Guerra Mundial, una de mis preferidas. Es una historia preciosa, bastante dura, con la que se aprende un poco de historia y a recordar a las víctimas del Stalinismo.

La historia sobre las víctimas del Stalinismo es muy dura. El dictador soviético Josef Stalin asesinó al rededor de 20 millones de personas en su dictadura, de las que una tercera parte de la población asesinada procedía de los países Bálticos. Muchísima gente fue deportada y sufrió muchísimo durante todo el tiempo que fueron deportados. Fueron tratados como criminales, fascistas, traidores... sin poder contar lo que les había sucedido.

Con esta novela podemos llegar a sentir todo lo que sufrieron aquellas víctimas, de la mano de Lina, una adolescente que había decidido sobrevivir. Una chica con las ideas muy claras, de carácter fuerte y orgullosa de ser quien es. También podemos encontrar otros personajes muy bien desarrollados y muy creíbles, su madre Elena, su hermano Jonas, Andrius...

En esta novela podemos encontrar algunas escenas muy duras, con unos sucesos escalofriantes. Es imposible quedarse indiferente después de leerla. Aun y todo, merece ser leída, por su maravillosa historia y por todo lo que se aprende.

También quiero destacar la prosa en la que esta escrita, una magnífica prosa. Elegante, muy cuidada y bastante sencilla. Engancha desde el primer momento, y es muy fácil de leer. Es una prosa directa, y que transmite optimismo y esperanza en muchos momentos de la novela.

Sin duda alguna, Entre tonos de gris es una preciosa novela. Una novela dura,emotiva, cautivadora y muy conmovedora. Os recomiendo que leáis la primera novela de Ruta Sepetys.

                                                                                                                                       Unai Oroz 1. I

No hay comentarios:

Publicar un comentario