miércoles, 12 de noviembre de 2014

"La ladrona de libros", Markus Zusak: reseña literaria


La ladrona de libros (originalmente The Book Thief) es la novela más reciente del australiano Markus Zusak, nacido en 1975, hijo de un austriaco y una alemana. Según dice, para escribir dicha novela se inspiró en historias que escuchaba de niño sobre la Alemania nazi y el maltrato a los judíos, así como en el relato de las experiencias de sus padres durante las segunda guerra mundial.

Érase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la muerte contaba su propia historia. En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía bellos cuentos para escapar de horror de la guerra. Al cabo de un tiempo, la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras. Con estas palabras se escribió una historia hermosa y cruel que ahora es una novela inolvidable.”

Así, se nos presenta la historia de Liesel Meminger. Sus padres eran comunistas y quisieron ponerla a salvo a ella y a su hermano dándolos en adopción a una familia de Munich. Sin embargo, su hermano pequeño muere en el viaje en tren y tienen que enterrarlo cerca de las vías. Entonces Liesel recoge del suelo el manual de uno de los sepultureros. Así es como Lisle llega a Himmelstrasse y se queda a cargo de los Hubermmann, un matrimonio con dos hijos ya independientes compuesto por el amable Hans y la arisca Rosa. Más tarde descubren que Liesel no sabe leer y Hans le ayuda utilizando el libro que ha robado, formándose así un vínculo inquebrantable entre ellos dos. La vida de Liesel va mezclándose con la de los demás habitantes de Himmelstrasse. Se hace amiga del hijo de los Steiner, Rudi. Va a leer a la biblioteca de la mujer de alcalde, y acaba contándole historias a la vecina y enemiga de Rosa, Frau Holtzapfel. Por último, mientras que en Himmelstrasse, a pesar de la guerra, la gente intenta proseguir con su vida pacíficamente en la medida de lo posible, un último personaje da un vuelco a la de Liesel. Se trata de Max, un judío que acabaran ocultando en casa por una promesa de su padre adoptivo.

Este libro nos hablará de la segunda guerra mundial pero contada desde la perspectiva de los alemanes que no estaban de acuerdo con la ideología nazi ni con la guerra, pero que tuvieron que aceptarla. La de las familias que se separaban y la de la gente que tenía que ver como expulsaban a sus vecinos porque eran judíos. También nos contará la historia de Liesel y Max, la historia del acordeón de Hans, la historia de Frau Holtzapefel, la historia de Rudy y el atletismo... Todas ellas entrelazadas por el trágico destino de un pueblo cercano a Munich. A ratos nos hará llorar y a ratos nos hará reír. Por último nos enseñará el valor de las palabras.


Un aspecto interesante de esta novela es su narrador, o narradora, quien no es ni más ni menos que la muerte. Ella misma nos cuenta esta historia usando un estilo poético y con algún rasgo infantil a veces, como un personaje observador e independiente que explica su aprecio hacia Liesel, a quien bautiza como La ladrona de libros y nos muestra sus anotaciones en forma casi de poemas durante todo el libro. Al final por extraño que parezca, podríamos hasta cogerle cariño.

El libro esta dividido en diez partes y un epílogo, cada una con varios capítulos. Por otra parte, hay que mencionar que aunque los hechos están contados en orden cronológico, el autor utiliza varias veces el fast forward, es decir, durante el relato, nos adelanta algunos acontecimientos venideros. Esto puede resultar de vez en cuando molesto para el lector que esté más interesado en los acontecimientos mismos. Sin embargo, en mi opinión la narración no pierde interés por ello, sino que en ocasiones te preguntas: ¿que habrá sucedido para llegar hasta eso?

La ladrona de libros estrenó una adaptación cinematográfica en 2013. Dirigida por Brian Percival, diré que es una de las mejores adaptaciones de novelas que he visto por ahora. Si bien recomiendo leer el libro, la película sigue estrictamente la historia (excluyendo algún hecho argumental secundario) y tiene excelentes actuaciones por parte de los actores más jóvenes (Sophie Nelisse como Liesel y Nico Liersch como Rudy). Además, ofrece una buena representación de la Alemania nazi y preserva su tan característico narrador.


En definitiva, me ha gustado mucho este libro y su lectura me parece muy recomendable.

 Amaia Gonzaga Roa, 1º de Bachiller I

No hay comentarios:

Publicar un comentario