domingo, 23 de noviembre de 2014

Los vídeojuegos como diversión


Si se compara como jugaban los niños en las épocas pasadas
y en la actualidad podemos ver que antiguamente los juegos eran más beneficiosos y saludables al desarrollar más la mente; inventándolos, o haciéndolos más participativos, solidarios, colaborando en grupo y muchos al aire libre, por que había carencia de juguetes. Por el contrario, actualmente existen demasiados juegos que son muy competitivos, y no es necesario tener enfrente al contrincante o compañero de juegos ya que se juega a través de maquinas, entre ellos los videojuegos.

Ahora los videojuegos te exigen estar frente a una pantalla sentado, utilizando básicamente la vista, los movimientos de muñeca y los dedos de las manos; impidiendo el buen desarrollo de otros músculos y posturas corporales.

Debido a las diferentes innovaciones tecnológicas e informáticas (ordenadores, móviles, videoconsolas...) las relaciones sociales son frías, distantes, solitarias, y trasmiten información de todo tipo, muy potentes y dañinas si no se controlan adecuadamente.

A través del tiempo, los videojuegos van adquiriendo más importancia debido al rápido desarrollo  tecnológico y su accesibilidad a todas las economías se pueden conseguir y utilizar desde niño.  

El problema de estas nuevas tecnologías es que crean adicción si no se saben controlar. Esto impide que los niños jueguen en los parques y se relacionen cara a cara con otros. También que hagan actividades que despierten el desarrollo de todos los sentidos como el dialogo, y crecimiento personal con los amigos.

El estar todo el día metido en casa enganchados a los videojuegos produce problemas en la salud; por ejemplo, obesidad, irritabilidad, ansiedad, alteraciones en el sueño y enfermedades de corazón en los adultos.

Por otro lado, hay juegos que no son educativos y tienen efectos negativos muy importantes, como transmitir la agresividad, la violencia y los síntomas como perdida de concentración, nerviosismo y obsesión con dichos juegos etc. Por ejemplo los juegos de guerras.

Estos videojuegos son de características, muy machacantes, repetitivas, con pantallas muy llamativas, fácil de recordar etc.

Para prevenir todos estos problemas sería conveniente que según la edad que se tenga se aconseje que juegos son los más convenientes y marcar unos horarios para su buena utilización.

También sería interesante que diesen charlas a adultos y a niños por personas profesionales en esta materia, sobre la importancia de los videojuegos en nuestra vida diaria. Los niños tienen que comprender y entender que si los padres les quitan el móvil, etc. no lo vean como un castigo sino como una responsabilidad de su comportamiento y actitud.

En definitiva se puede aprender y divertirse con los videojuegos siempre que se tenga un control y vigilancia apropiada. Algún efecto positivo puede ser la atribución de nuevas capacidades, como la coordinación viso-manual y desarrollo de estrategias. 


Zuriñe Salinas 1º I

No hay comentarios:

Publicar un comentario