sábado, 15 de noviembre de 2014

El hambre en el mundo


Mientras en los  países del primer mundo, llamados así por su situación económica respecto al resto de países, los hombres enferman por un exceso de alimentación con enfermedades graves que causan la muerte prematura, las famosas enfermedades cardiovasculares, en el resto del planeta 870 millones de personas pasan hambre.
No se trata de un problema de superpoblación. En la actualidad son 7.000 millones de seres humanos los que habitan el planeta , pero su capacidad productiva de alimentos es capaz de alimentar el doble de esa población.

Es un problema de voluntades no de limitación de recursos alimenticios.
Los fundamentales factores que impiden la distribución de alimentos son:
  • La especulación alimentaria. En el mercado de alimentos los inversores especulan con la producción y los precios para su propio beneficio provocando al subida desmesurada de los precios.
  • La deuda externa de los países pobres. Entre el año 1960 y 1970 el Sur fue persuadido para que endeudara y consiguiera así más recursos para salir de la pobreza. El objetivo oficial de los préstamos del Norte era, pues, financiar el desarrollo. Los países ricos dejaron dinero al Sur con la intención de seguir controlando sus economías después de su independencia. Y esta deuda creciente y los elevados intereses de la misma asfixian a los países pobres que no consiguen desarrollarse.
  • El aumento de los agro-combustibles como fuente de energía. En la variación de precios de las materias primas tienen también mucho que ver los agro-combustibles. El encarecimiento continuado del precio del petróleo, está aumentando la rentabilidad de los agro-combustibles, lo que quiere decir que hay que dedicar más materia prima hacia este sector. Por lo tanto gran parte de la producción agraria se dedica a la obtención de energía, anteponiendo abastecer las demandas energéticas del primer fundo frente a solucionar los problemas de hambre de los países pobres.

¿Es este un problema sin solución o existen algunas vías posibles para paliar el hambre de la población del tercer mundo?
Hay dos vías básicas para poder reducir este problema. La primera, a corto plazo,  pasa por la actuación directa e inmediata de suministrar directamente a las personas necesitadas los alimentos suficientes para su supervivencia. Es totalmente posible. Solo es un tema de voluntad política y económica. La segunda, a largo plazo,  consiste en ayudar a  las familias a crear unas fuentes de ingresos que aseguren su posibilidad de adquirir alimentos de forma regular, mediante la educación y las ayudas económicas para iniciar pequeños negocios.

Para conseguir el objetivo de erradicar el hambre en el  mundo la población no puede desentenderse del problema alegando que la culpa la tienen los políticos. Todas las personas del primer mundo pueden contribuir a solucionar el problema realizando acciones a pequeña escala, como lo son los donativos a las ONGs, la compra de  productos de comercio justo, así como el boicot a productos en los que se ha explotado a trabajadores y niños para su producción,  y  la disminución del consumo de energía.


Mikel Gracia Esparza   1º H

No hay comentarios:

Publicar un comentario