lunes, 1 de diciembre de 2014

Falta de valores


   A lo largo de los años el ser humano ha ido evolucionando y enriqueciéndose. Vivimos en la era de las comunicaciones y las nuevas tecnologías. Parece que ningún sueño es inalcanzable. Sin embargo, nuestra sociedad sigue siendo egoísta y con unos valores superficiales. Nuestro objetivo en esta vida es alcanzar el éxito, y hacemos lo que sea para lograrlo sin tener en cuenta quienes somos realmente.

   Desde niños, de una manera u otra, nos enseñan que la clave del éxito es la perfección. ¿Pero que es la perfección? En esta sociedad la perfección se relaciona con nuestro exterior y por ello, muchas veces, nos olvidamos del interior. Como consecuencia, surge una peligrosa obsesión por nuestro aspecto físico. Hacemos cualquier cosa para llegar a esa perfección. Este hecho podemos apreciarlo en el aumento de gimnasios y dietistas en los últimos años. Los casos que llegan a los extremos se han multiplicado, aumentando drásticamente los porcentajes de vigorexia, bulimia y anorexia. Y qué decir de las millones de personas que se someten a cirugía plástica para cambiar su imagen, algunas de ellas con ciertos riesgos.

   Se habla mucho de la competitividad en el mundo laboral y la importancia de ser mejor que los demás para lograr el éxito. Pero la competitividad nace mucho antes. Nace en el momento en el que empezamos a prepararnos para nuestro futuro, ya que necesitamos sacar las mejores calificaciones académicas para poder acceder al trabajo deseado. Tanto es así que desde edades muy tempranas surgen casos de estrés y ansiedad.

   En este contexto, aparecen los nuevos dioses del siglo XXI, Messi, Ronaldo, One Direction y tantos y tantos personajes a los que la sociedad actual venera a la vez que da la espalda a científicos y estudiosos que en silencio intentan descubrir la cura de alguna grave enfermedad que causa miles de muertes por todo el mundo.

   Y qué decir de los personajes que sin ningún tipo de pudor invaden los canales televisivos en debates absurdos, reyes de la farándula y de la fama a cualquier precio. Venden su dignidad por llegar a lo más alto, por alcanzar su éxito.

    Cada uno puede tener su opinión sobre las causas que nos han llevado a esta alarmante situación en la que los valores de la sociedad han desaparecido. Pero de lo que no cabe duda es que desde niños los medios de comunicación nos presentan una sociedad deshumanizada y sin valores, y lo que se ha logrado es un mundo lleno de infelicidad, estrés y graves enfermedades psicológicas. 

Ainara López Garralda 1.H

No hay comentarios:

Publicar un comentario