sábado, 6 de diciembre de 2014

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

    Hace unos días, mientras me encontraba reunido con mi familia, me sorprendió y me afligió  un hecho que se está volviendo cada vez más  frecuente. La hija pequeña  de mi tío carnal, es decir mi prima, manejaba con total autonomía  y sin ningún tipo  de restricción un móvil de última generación  internacionalmente conocido como “Smartphone”.  

    Los niños imitan a los mayores y aprenden de ellos, por lo que es totalmente evidente  que si un adulto maneja  uno de estos aparatos electrónicos asiduamente,  su hijo/a  lo  imite  y realice los mismos peligrosos hábitos.

   Hay quienes defienden  que la utilización de estos aparatos puede ayudar  en la educación de los pequeños. Puede que en parte tengan razón, No se les puede prohibir las nuevas tecnologías, no tiene sentido porque han nacido con ellas  y  un uso moderado puede tener resultados positivos.

   Sin embargo,  según la última encuesta de equipamiento y uso de Tecnologías de la Información  y Comunicación (TIC), un 90% de los menores de entre 9 y 11 años emplean  una hora diaria mínimo  delante de  un dispositivo de nueva generación. Estos datos son tremendamente  escalofriantes, dado que según los expertos  el uso de estos dispositivos electrónicos está haciendo cambiar el modelo cognitivo de los menores  produciendo importantes alteraciones en las neuronas.

   Por otra parte, el rasgo energético y deportivo que caracteriza a los  pequeños está evolucionando negativamente. La vida  de los niños  se resumía en bajar al parque para jugar, correr… Es decir, divertirse  de manera natural y sana. Ahora  prefieren quedarse  en casa utilizando   distintos artilugios electrónicos, lo que puede provocar peligrosas consecuencias como por ejemplo la obesidad infantil o la dificultad de integración social.

   Tal y como  pensaba  un  sabio llamado "Einstein",  está  nueva era está creando  una sociedad de idiotas.  El materialismo tecnológico ha destruido valores tradicionales que antaño  eran considerados virtudes. Estos aparatos están realzando el egocentrismo y egoísmo de muchos. Hasta tal punto que hay gente que públicamente ha admitido que cambiaría un nuevo modelo de “Smartphone” de alta gama por su novia. Además,  algunos sufren daños físicos severos como la insuficiencia renal crónica que padece un joven chino por donar un riñón a cambio de un  “i phone” y un “i pad”.

    Exijo que se tomen medidas  lo antes posible para terminar con esta nueva “enfermedad”. Para ello debemos  concienciar a los más pequeños, ya que son el futuro de nuestra sociedad. Hago un llamamiento a todos los  padres, madres y por supuesto escuelas, para que  ayuden  a los pequeños y sobretodo les enseñen a vivir humildemente sin tener que estar  constantemente rodeados de la viciosa  tecnología.

                                                                                                        Andoni Ibero 1º I

No hay comentarios:

Publicar un comentario