viernes, 27 de marzo de 2015

Alexander Graham Bell

  Alexander Graham Bell nació en Edinburgo, Reino Unido en 1847. Fue un gran científico estadounidense de origen escocés y el inventor del teléfono, objeto muy conocido y utilizado hoy en día.

  Nació en una familia dedicada a la locución y corrección de la pronunciación. Estudió en la Royal High School de Edinburgo. Más a delante asistió a algunas clases en la Universidad de Edinburgo y al University College de Londres. Pero su formación fue básicamente autodidacta.

  En 1864 empezó como residente en la Weston House Academy de Elgin. Allí desarrolló sus primeros estudios sobre sonido. En 1868 trabajó como asistente de su padre en Londres, ocupando su puesto tras su marcha a América.

  Su hermano falleció repentinamente a causa de una tuberculosis. Enfermedad que también causo, años antes, la muerte de su hermano menor. Estos sucesos repercutieron negativamente en la salud como en el estado de ánimo de Bell.
En 1870 se trasladó junto a su familia a una localidad cercana a Brantford, Canadá y en aquella localidad su estado comenzó a mejorar.

  Un año después se trasladó a Boston, donde se dedicó a aprender el sistema de aprendizaje para sordos que su padre había ideado. Los resultados de su trabajo fueron espectaculares y al poco tiempo adquirió una merecida reputación. Esto hizo que recibiera ofertas para dar distintas conferencias.
En 1873 fue nombrado profesor de fisiología vocal en la Universidad de Boston.

  En esta época, con la colaboración del joven mecánico Thomas Watson y el patrocinio de los padres de George Sanders y Mabel Hubbard, dos estudiantes sordos que habían sido alumnos suyos, diseñó un aparato para convertir el sonido en impulsos eléctricos. El invento fue denominado “teléfono” y fue inscrito en el Registro de patentes estadounidense en 1876.

  En un primer momento el invento levantó todo tipo de comentarios, muchos de los cuales eran irónicos. Pero al verse revelado como un medio de comunicación viable a larga distancia, provocó controvertidas demandas por la comercialización de la patente.

  En 1880 recibió el Premio Volta. El dinero que obtuvo con este premio lo invirtió en el desarrollo de un nuevo proyecto, el grafófono, en colaboración con Charles Sumner Tainter. El grafófono fue uno de los primeros sistemas de grabación de sonidos conocido.
Alexander Graham Bell falleció en 1922 en Beinn Bhreagh, Canadá. Tras su muerte dejó como herencia dieciocho patentes a su nombre y otras doce con sus colaboradores. Entre ellas el teléfono.

Hoy en día el teléfono es uno de los objetos más utilizados y útiles. Asi que debemos pensar, ¿Qué sería de nuestras vidas de no conocer el teléfono?

Leire Extramiana 1.Batx.H

No hay comentarios:

Publicar un comentario