domingo, 1 de marzo de 2015

Gasolineras LOW COST


Este es un texto sobre las gasolineras Low Cost, sacado de eroski consumer.

              Las gasolineras sin personal, con precios mucho más competitivos que las tradicionales, son cada vez más en España. En el resto de la Unión Europea, las gasolineras tradicionales y las fantasma llevan años de convivencia. Pero en España, ha sido a raíz de la crisis y el elevado precio de los carburantes durante los últimos años, cuando se ha extendido este sistema low cost. Estos establecimientos empezaron siendo regentados por pequeños empresarios, pero desde hace unos meses las grandes compañías también ofrecen este tipo de surtidores: Repsol ha abierto 15 gasolineras automatizadas en el mediterráneo y Cepsa cuenta con estaciones híbridas, que solo se atienden durante el día.
             En las gasolineras fantasma no hay personal de ningún tipo y es el consumidor quien se suministra el combustible previo pago -con tarjeta de crédito o en efectivo-, en los terminales instalados junto al surtidor. En él los clientes eligen el tipo de carburante y la cantidad que desean y hay además un servicio de asistencia telemática para ayudar a resolver cualquier incidencia.
Este tipo de estaciones de servicio era hasta hace poco un servicio residual en España, un modelo extendido en las zonas costeras más turísticas. Pero en pocos meses se han convertido en una amenaza para los operadores tradicionales. Su principal ventaja para el consumidor es, sobre todo, el precio del combustible, que es mucho más barato. Son más baratas. El coste del carburante es entre 4 y 10 céntimos más barato que los precios que ofrece una gasolinera tradicional.
                     -Horario ininterrumpido. Las estaciones fantasma permanecen abiertas las 24 horas del día los 365 días del año.

                     -Servicio más rápido. El cliente sabe lo que desea, lo escoge y lo abona, rellena el depósito de su coche y se va sin tener que hacer colas para pagar.



En mi opinión, todas las gasolineras deberían de contar mínimo con un trabajador para cualquier necesidad.



Las gasolineras son un lugar peligroso, sus productos son inflamables, esto puede terminar en una tragedia. De todos es sabido que hay conductores fumadores, por descuido pueden salir a repostar con el cigarro encendido pudiendo producirse una explosión. Mas todavía no hay personal que le pueda avisar del descuido ni que pueda coger un extintor rápidamente.

Este tipo de gasolineras suelen ser de instalaciones precarias, lo mas importante un servicio de aseo, WC.

No tienen espacio para descansar, en los largos recorridos es muy importante un tiempo de descanso para el conductor y para los ocupantes del vehículo.

En toda la instalación no hay un trabajador donde pedir ayuda de ningún tipo, interponer una reclamación, un asesoramiento de cómo se reposta. Sin contar el perjuicio de suministrarse uno mismo la gasolina, pudiendo mancharse de producto tanto la ropa como el coche y el suelo.

En cuanto a la accesibilidad a estos dispensadores queda vulnerado el derecho de los minusválidos o las personas con algún tipo de movilidad reducida.

El empleo, un punto muy importante. Desde AEVECAR (agrupación española de vendedores al por menor de carburantes y combustibles) se pone de manifiesto la nefasta repercusión que puede tener sobre los 65.000 trabajadores del sector.

Los sindicatos  la patronal y varias asociaciones de consumidores se unen para exigir una regulación específica del sector de gasolineras LOW COST.

Solo las  comunidades de Navarra, Andalucía, Castilla la Mancha y Aragón recogen en su legislación la obligación de que exista al menos un empleado en sus instalaciones durante las horas de servicio.
Están las comunidades de Baleares y Asturias que están estudiando la regulación de que exista un trabajador en este tipo de instalaciones.

Mi opinión personal es que, en este momento la destrucción de puestos de trabajo no es beneficiosa para nadie y para nosotros, los jóvenes menos todavía, es el momento de empezar a trabajar nosotros.

Las pocas, o nulas posibilidades de los minusvalidos a estos servicios es una gran discriminación, con lo que no puedo defenderlas.

También soy partidario de las gasolineras con trabajadores por la seguridad que dan, robos, no saber repostar, accidentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario