viernes, 27 de marzo de 2015

La crisis y su gestión


La crisis nos ha caído encima y  el gobierno y los dirigentes políticos son los únicos que pueden gestionar esta situación. 

Los más afectados de la crisis son los trabajadores, ese amplio sector de la población que es quien mantiene con su esfuerzo todos los logros sociales conseguidos a lo largo de los años: Sanidad para todos, educación gratuita, justicia universal, condiciones de trabajo dignas, protección a los más desfavorecidos de la sociedad...

Sin embargo, los partidos políticos de centro derecha han encontrado una oportunidad perfecta de sacarle provecho a la situación actual en la que se encuentra nuestro país. Han empezado penalizando la educación, encareciéndola y privatizándola; y así han vuelto a los viejos esquemas donde la gente con más posibilidades económicas era la que más probabilidades tenía de acceder a estudios superiores; y como consecuencia, a un futuro mejor.

Debido a ese encarecimiento de los estudios, los trabajadores de clase obrera, que en muchos casos han visto como se reducían sus ingresos ya sea por despidos, cierres de empresas o bajadas de sueldos, encuentran muchos problemas para pagar los estudios superiores de sus hijos. Por lo tanto, tienen que administrar sus ingresos entre todas las necesidades básicas.

Respecto a la sanidad, encontramos el mismo problema. Los políticos encuentran en la sanidad una vía para el negocio, y por eso, la sanidad privada es su mayor prioridad, ya que lo público no da dinero. Hoy en día los seguros médicos y muchos tratamientos son privados.

El gobierno del PP (y los gobiernos vinculados a este partido) comenzaron una campaña para desestabilizar la sanidad pública; privándola de fondos, de materiales, recortando las plantillas... Con esto han divulgado la idea de que la sanidad pública no es sostenible y que hay que gestionarla como si fuera una empresa.

Estoy segura de que a todos estos políticos nunca les veremos haciendo colas en urgencias  o en listas de espera para especialistas, ya que ellos tienen coberturas sanitarias por encima del resto de los ciudadanos. Pero donde si los podremos encontrar , por lo menos a una gran parte de ellos, es en los consejos de dirección de todas estas empresas privadas, tanto en educación como en sanidad.

En conclusión, España se encuentra en una situación crítica: La mayor parte de la población tiene contratos basura y además cada vez es mayor el número de parados. Además la población no dispone de una sanidad y educación digna. Por si esto fuera poco, mucha gente es desahuciada de su vivienda.

Y aún y todo, tenemos que aguantar ver a los políticos en televisión, pidiéndonos sacrificio y esfuerzo para poder acabar con la crisis. Tenemos que soportar que ellos pertenezcan a una clase privilegiada, en la que viven alejados de esta realidad,con buenos sueldos y dietas y con coches oficiales. Tenemos que resignarnos al ver sus dobles jubilaciones, los cada vez más habituales casos de los “misteriosos sobres”, las tarjetas “black” y los sobornos; por no hablar de sus cuentas en paraísos fiscales.

Opino que si les votamos tiene que ser para que nos gobiernen, pero que nos gobiernen a todos, defendiendo los intereses de la mayoría de los ciudadanos, que para eso los elegimos. Aunque parece ser esos no son los intereses que desean defender. Ellos sintiéndose por encima de los demás, solo miran por sus intereses y los de los grandes grupos económicos que los apoyan.

Por todo esto, seamos optimistas y busquemos el cambio. Votemos a otros y acabemos con el ciclo de este bipartidismo. Probemos algo nuevo, y si luego nos tenemos que arrepentir, arrepintámonos, pero hagamos algo diferente para cambiar la situación actual. Y si no resulta efectivo, siempre nos quedará la posibilidad de volver a cambiarla a los 4 años. 

Que los políticos realmente se conviertan en los representantes del pueblo.

                                                                                                             Maddalen Barbajero 1ºH

No hay comentarios:

Publicar un comentario