viernes, 27 de marzo de 2015

LA "TELEBASURA"




Hoy en día prácticamente en todos los hogares se convive con una o más televisiones.  En ellas la variedad de canales televisivos que encontramos es muy amplia, o al menos en su apariencia. Por un lado tenemos las horas que un canal dedica a  programación infantil, o incluso canales destinados únicamente a este género; y por otro lado están los programas deportivos, la mayoría de fútbol y es por ello que existen cadenas que emiten las 24 horas del día partidos de este deporte; otro sector que es visto por la audiencia es el de las noticias, estas las podemos ver tanto en los canales públicos como en los privados todas las mañanas,  mediodías y noches, y por si fuera poco, la televisión pública ofrece poder ver  los sucesos mundiales todo el día a través de su canal 24h; en la televisión también  se emiten series y películas de diferentes géneros, pero la emisión en la que me voy a centrar son los realityes  y los programas del corazón también conocidos como  “telebasura”.

“Los realitys” son programas de tele-realidad. Un ejemplo es “Gran Hermano“ , en este espacio un grupo de personas entra en una casa a convivir durante semanas.  En ella los conflictos van sucediendo y en base a eso la audiencia vota para expulsar a los participantes, el concurso termina cuando solo queda uno en la casa. Otro ejemplo son aquellos  realityes que hemos importado de EEUU, estos simulan un momento familiar importante como una boda, la compra de un inmueble … pero la diferencia con la vida real es que en la tele tienen ayuda profesional para realizar sus actuaciones.                                                                                                         Los programas del corazón son aquellos que se encargan de mostrar, comentar  y criticar la vida de los famosos, un ejemplo es Sálvame .

La amplia variedad  de programas, como he nombrado al principio, que vemos en la pantalla, muchas veces no es ni tan variada ni tan amplia como aparenta. A pesar de tener un gran numero de canales, en todos ellos emiten siempre la misma programación. Una forma de pasar el tiempo es  colocarnos ante la televisión, encenderla y encontrarnos con fútbol, noticias, dibujos animados, series... Estas últimas son reproducidas a diario y su emisión se repite constantemente en una misma temporada . Por último, también tenemos la anteriormente explicada, "tele basura". Por descarte muchas veces terminamos  viendo “realitys”.

Un programa de tele-realidad lo único real que contiene es el nombre. Son programas cuyo fin es captar la atención del receptor y por lo tanto no muestran lo que es la realidad, sino lo que quisiéramos ver como real. Los participantes adoptan personalidades, y los profesionales que te ayudan a elegir tu vestido de bodas, tu casa, o a mejorar el rendimiento de tu negocio por ejemplo, adornan y “envuelven“ su trabajo para convertirlo en perfecto y atractivo. Nosotros terminamos aceptando estas mentiras como un niño pequeño que cree en los cuentos de hadas. Lo irónico de esta situación es que muchos sabemos que ver esto no nos  aporta nada, y que lo único que hacemos es contribuir a una televisión sin calidad, que modifica nuestros comportamientos impulsándonos a actuar como ellos, ridículamente; pero aun así, no cambiamos el canal, dejamos que nos entretengan, y es que eso es lo que son: programas destinados a entretener que entretienen. Además comentarlos es igual, o hasta más divertido que verlos. A la sociedad nos encanta hablar sobre “la telebasura”, así empujamos al prójimo a ver esta tele-realidad. Es como ver un programa que todos sabemos que es malo, pero que todos queremos ver y conocer para tener una opinión de primera mano y que sin darnos cuenta poco a poco modifica nuestros hábitos y comportamientos  nos “aliena” suavemente. Son programas reales pero irreales en si mismos, la vida es otra cosa.












                                                                                    
                                                               Idoia Beloki Ezker, 1ºBachiller H

No hay comentarios:

Publicar un comentario