sábado, 28 de marzo de 2015

"Relato de un Náufrago" de Gabriel García Márquez

    El 28 de febrero de 1955 los tripulantes de un destructor de la Marina de Guerra de Colombia cayeron a las aguas del mar Caribe en el trayecto de vuelta a Bogotá desde Mobile, en los Estados Unidos. En ese desafortunado accidente solo uno de los marines que iban a bordo sobrevivió, aunque de una manera casi milagrosa.

"RELATO DE UN NÁUFRAGO que estuvo diez días a la deriva en una balsa sin comer ni beber, que fue proclamado héroe de la patria, besado por las reinas de la belleza y hecho rico por la publicidad, y luego aborrecido por el gobierno y olvidado para siempre."



Gabriel García Márquez.
Así presenta el autor, Gabriel García Márquez, la novela que relata los diez días que Luis Alejandro Velasco pasó en una balsa sin nada que comer ni beber. Diez días a los que sobrevivió llegando finalmente a Mulatos, en la costa Colombiana. Según García Márquez (periodista de "El Espectador" en ese momento), como cuenta antes de comenzar la historia,  fue el propio Velasco quien se presentó un mes después del desastre en la redacción del periódico y les ofreció narrarles los hechos. De recoger la información se encargó el joven García Márquez en persona, con el que pasó 20 sesiones de 6 horas, y muy minuciosamente, le narró todo lo vivido esos 10 días mientras él tomaba notas. Ante la sorpresa del autor por la gran capacidad narrativa del náufrago, acordaron que el texto estaría escrito en primera persona y firmado por Velasco. Sin embargo, fue trabajo del autor convertir todas esas anotaciones en un reportaje que atrajese a sus lectores. Ésta obra además creó gran polémica a la hora de su publicación. En el momento en el que la prensa la publicó, Colombia era una dictadura y en la narración se contaba la verdad: el suceso no ocurrió por culpa de una tormenta que azotaba la zona en aquel momento, sino que fue provocado por el exceso de peso del barco debido a los productos de contrabando que llevaba. Supuso una gran vergüenza para el régimen, que lo negó en todo momento.

La novela, pues, se trata en realidad de un texto periodístico con carácter narrativo, y originalmente fue publicada en numerosas partes en el diario "El Espectador". 
Luis Alejandro Velasco.
Al reunir todas las partes de la historia en una sola novela, García Márquez firmó con su nombre por primera vez -aunque explicando previamente "la historia de la historia"-.  Además de dar ese cambio,  dividió el texto en 14 capítulos.
En el primer capítulo, Velasco (que es el narrador) habla sobre sus compañeros de tripulación, de la situación previa al accidente y la forma en la que ocurrió, lo que sería el inicio de la narración. En el cuerpo (capítulos 3-11) cuenta cómo vivió los 10 días que pasó a la deriva, sólo y sin poder alimentarse. Finalmente, en los 3 capítulos restantes describe cómo llegó a alcanzar por fin tierra firme y el impacto que supuso para la población la noticia, ya que lo habían dado por muerto hacía días.

Todo está narrado al detalle en solo 141 páginas, y tiene un ritmo muy rápido. El autor muestra una gran capacidad a la hora de resumir todos los hechos en ese numero de páginas, y eso se debe a que él sabía que los lectores solo esperaban conocer los detalles y la verdad de un asunto sobre el que previamente habían escuchado sin invertir demasiado tiempo en leerlo, ya que al fin y al cabo es un texto periodístico y fue publicado en un periódico.

A lo largo de la obra el protagonista siente todo tipo de emociones y sufre muchos cambios que, son excelentemente descritos mediante los pensamientos del protagonista. Siente desesperanza, angustia, soledad y terror al ver que los aviones se marchaban y nadie venía a rescatarlo o al caerse al agua infestada de tiburones, pero también siente alegría y emoción en otros casos, como en el momento en el que se da cuenta de que unas gaviotas vuelan a su lado, señal de que la tierra no está muy lejos. Son los hechos que le ocurren o pensamientos que tiene los que lo hacen evolucionar continuamente y pasar de tener deseos de morir a sentir una gran esperanza o viceversa. 

"Allí, acostado en la borda, sentí por primera vez la tortura de la sed. (...) De pronto me olvidé de la sed. Allí mismo, sobre mi cabeza, más fuerte que el ruido de las olas, oí el ruido de otro avión. Emocionado, me incorporé en la balsa." (cap. V.)

Me parece increíble cómo una obra en la que hay un sólo protagonista (y en la mayor parte de ésta un solo personaje) y en la que casi todos los hechos ocurren en un mismo lugar resulta tan entretenida. El ya fallecido Premio Nobel Gabriel García Márquez nos hace ponernos completamente en la piel de Velasco con sus detalladas descripciones, tanto de emociones como de situaciones y momentos. Es una magnífica narración en la que a causa de ser un texto para el periódico no emplea el realismo mágico como acostumbra, pero resulta igualmente extraordinaria y una gran ocasión para conocer mejor la historia del destructor y de Luis Alejandro Velasco. Aunque no sea una de las obras con mayor reconocimiento de García Márquez por no ser completamente surgida de su imaginación, recomiendo leerla ya que es una oportunidad de observar la atractiva forma de narrar  del  exitoso autor ya desde joven. 
                                                                                                
Irati Álvarez 1ª Batx. I


No hay comentarios:

Publicar un comentario