sábado, 6 de junio de 2015

Los videojuegos

El siguiente texto contra el que voy a argumentar es un post publicado en la pagina web Clarín, que es una pagina periodística de Argentina que posee un diario propio llamado "Advierten que el mal uso de los videojuegos puede ser perjudicial". Podéis leer el texto que contra argumento haciendo clic en la imagen misma.

   Primero por si no os queréis leer el texto de la pagina Clarín, explicaros que no hace mención de ningún videojuegos especifico, sino que los separa en tres géneros: violentos, deportivos y educativos. También aclararos que tanto el primer párrafo como el segundo y el tercero son las partes del la publicación argumentativas escritas por la misma pagina, las cuales yo voy a contra argumentar, haré uso del cuarto para finalizar mi texto y desde el quinto hasta el último son frases dichas por distintos expertos en el tema las cuales no es necesario analizar, queréis leerlas podéis ir al enlace de arriba.

   Los videojuegos no son plataformas irreales que seducen y fanatizan a los jóvenes. Son mundos fuera de la realidad donde un joven puede vivir aventuras que en la vida real no sería posible vivir. El uso de un videojuego no hace responsable al videojuego en si, sino que el que lo juega tiene que ser el responsable de hacer un buen uso de él y tiene que saber diferenciar que la vida real y lo que es posible hacer en los videojuegos son ámbitos totalmente distintos. Así que al igual que en un videojuego puedes volar y en la vida real no, si en un videojuego puedes hacer una masacre (haya tu si te gusta esa clase de masoquismo) no lo puede hacer en la vida real. A eso señores se le denomina con el termino tener dos dedos de frente.

   Si que es cierto que el %80 de los jóvenes en el país juegan a los videojuegos, y no me extraña sabiendo la gran variedad de ellos que se han creado y lo entretenidos que son muchos de ellos. Luego ya, el punto de que sea un problema para los padres de dichos jóvenes y que muchos juegan casi todos lo días... Primero, si un padre tiene problemas con que su hijo juegue a los videojuegos quiere decir que no acepta los gustos de su hijo. En cambio si el enfrentamiento en cuestión es la cantidad de tiempo que el joven transcurre jugando, tiene fácil solución, o aceptarlo puesto que a no ser que permanezca todo el día frente de la pantalla no supone un problema ni social. O por el otro lado si dicho problema refleja los síntomas de una adicción, prohibirle su uso o permitírselo un numero reducido de horas, por algo ese su figura paterna o materna.

   Con algo con lo que no me encuentro conforme en absoluto es la afirmación de que "fomentan el abuso de los derechos humanos: son comunes comportamientos como asesinatos, violaciones, sometimiento a la esclavitud, tortura y exterminio de civiles en zonas de guerra". Eso en mi opinión es una barbaridad. Los videojuegos son una plataforma irreal, y se lo voy a repetir para todo aquel lector que por casualidad no lo supiera, es irreal. Así pues, si se respetan las reglas de Pegi (entidad que recomienda a partir de que edad es recomendable es jugar al videojuego dependiendo de su contenido, no se fomenta ninguna clase de comportamiento. Y ya se lo he explicado anteriormente, si alguien tras jugar a un videojuego intenta hacer lo mismo que paso en el juego en la vida real es porque no diferencia la realidad de lo ficticio e irreal, y por lo tanto tiene un grave problema mental. Así pues el error no es del juego, sino de como reacciona el jugador al jugarlo.

   Y como yo lo estoy explicando, en el mismo texto de Clarín, en el cuarto párrafo está publicada una frase que la licenciada Mónica Ponbo Rectora de la escuela Da Vinci dijo: "El uso ocasional de los videojuegos no sólo es inofensivo sino que hasta puede ayudar en alguno desórdenes psicológicos [...] Pero una mala utilización puede interferir en las actividades diarias y la socialización del individuo". Así pues, los videojuegos, si no haces mal uso de ellos, crean experiencias inolvidables que nadie debería perderse.



Julen Sanzol 1º I

No hay comentarios:

Publicar un comentario