lunes, 8 de junio de 2015

Contra argumentación al derecho a la vida frente al aborto


Esta vez, cambiando de temática, dejo de lado los viedojuegos para hablar de política, un tema más serio que nos afecta a todos tanto a nivel personal como nacional. En concreto defenderé mis ideas sobre el aborto y el “derecho a la vida” frente al discurso dado por Esperanza Oña diputada del Parlamento de Andalucía por el Partido Popular. Dicho esto comencemos.

Primero de todo, es verdad que el hecho de abortar o no, no te convierte en una mujer más libre. Lo que si te hace más libre es tener el derecho de hacerlo o no, poder abortar libremente si así lo deseas, sin tener que irte al extranjero o arriesgar tu vida por hacerlo. Además, más adelante dices que deseas eliminar los obstáculos que tienen las mujeres para tener hijos, ¿qué obstáculos? Pues por mucho que lo pienso no se me ocurre ninguno. ¿Acaso piensas que los hospitales están llenos de médicos trastornados que se dedican a sugestionar a las mujeres para que aborten (vamos lo que hace la Iglesia pero al revés)? La nueva ley del aborto no destruye trabas, solo las construye, pero no para las mujeres que dan a luz, sino para las que desean abortar (aunque eso ya lo saben).

Segundo, ¿como puedes decir que un embrión o incluso un cigoto es un ser humano? ¿Acaso no os enseñaban biología en  el colegio de curas? Decir tal barbaridad es un insulto para todos y cada uno de los humanos. Seguro que ni a ti ni a ninguno de tus compañeros de partido se os ocurriría comparar al ser humano, “la mayor creación de Dios”, con cualquier animal y mucho menos igualarlo. ¿Por qué lo hacéis entonces con con un embrión que incluso en su fase de desarrollo más elevada (durante el segundo mes, después se convierte en un feto) tiene la misma complejidad que un platelminto? No piensa, no razona, no siente. La única “cualidad” positiva que posee un embrión es tener el potencial de convertirse en un ser humano. Pero hasta entonces no será más que un parásito.

Aun cuando nazca, y por muy duro que pueda parecer, no será un ser humano sino poco más que una mascota. Una mascota que solo sabe comer, cagar, mear, llorar y dormir. ¿Como va a ser eso un ser humano? Algún día lo será, cuando aprenda a comunicarse, razonar, crear... Pero eso requiere un aprendizaje. Que un recién nacido sea anatómicamente igual a un ser humano no lo convierte en uno, pues las características que nos distinguen de otras especies no son únicamente físicas. Bien saben eso los cristianos que dicen que el hombre es el único animal con alma.

En lo que respecta a que el derecho al aborto no es un derecho humano, pero el derecho a la vida sí lo es, tengo varias cosa que decir. En primer lugar, te doy la razón, sí, el derecho a la vida es un derecho humano, el derecho a que un ser humano pueda decidir como vivir su propia vida sin verse constreñido por un grupo de moralistas y eso incluye, como no, el poder decidir abortar libremente. ¿Por que una mujer, una pareja o una familia debe cagar con el lastre de un hijo no deseado? Claro una persona no puede decidir sobre la vida de otra, evidentemente, pero como he dicho antes un no nato no es una persona. 

También hay que mencionar lo hipócrita que puede llegar a ser la derecha española. Os autoproclamais defensores de la vida, de los derechos de los no natos, azote de las políticas de muerte de la izquierda (podríais uniros a la orden de la mano de plata). Sin embargo, luego os vais de caza a matar animales indefensos y encima tenéis el macabro hábito de llevaros su cadáveres como trofeo. Os informo de que los animales también son seres vivos, seres vivos natos, y como tales merecen ciertos derechos, además de que son de mucha mayor utilidad para la biosfera que un embrión humano. No podéis ir diciendo que sois defensores de la vida y luego pegarle un tiro a todo lo que se mueve.

Es bien sabido que en nuestro país existen diferencias entre hombres y mujeres en el ámbito laboral. Llegándose a darse casos donde las mujeres son despedidas por quedarse embarazadas, a fin de evitar pagarles las bajas por maternidad. Sabiendo esto, la señora Oña dice que gracias a la prohibición del aborto esto va a cambiar. Es algo totalmente absurdo y un argumento sacado de la manga. La nueva prohibición no solo va a aumentar los despidos de mujeres que se han quedado embarazadas, sino que también va a provocar que las mujeres tengan más miedo a quedarse encintas por el riesgo de perder su trabajo. La solución lógica a este problema sería imponer sanciones a los empresarios que despiden a sus trabajadoras por quedarse embarazadas o aumentar las ayudas sociales a las mujeres que lo están . Pero no, a la diputada Oña no se le ha ocurrido tal cosa.

Por último, puesto que no deseo alargarme mucho, me gustaría recomendar al Partido Popular que en lugar de preocuparse tanto por los derechos de los no natos se preocupara más por los de los ciudadanos españoles. Ciudadanos que día a día ven como empeora su calidad de vida, como recortáis en sanidad, en educación, en investigación. De los cuales cientos de miles carecen de una fuente de ingresos, llegando al punto en que familias enteras se encuentran el la calle sin nada que comer. Y todo esto por culpa de vuestra ineptitud, de que miráis a otro lado y de que vuestra lista de prioridades esta peor organizada que una chatarrería. ¿Sabéis que se cobra más vidas humanas que el aborto? La incompetencia. Si no mirar los datos de suicidios por la crisis.


Asier López 1º Bach. H

No hay comentarios:

Publicar un comentario